Las 10 Miss Universo más bellas de la historia y el estilo de cada época

Al acercarse el certamen de belleza más famoso del mundo, Miss Universo, que tendrá lugar en Sao Paulo, Brasil, el próximo 12 de septiembre, el sitio web www.globalbeauties.com hizo una selección de las reinas universales más bonitas de la historia del concurso, que el año próximo celebrará sus 60 años.

A partir de este ranking, que se puede consultar haciendo click en esta página, Buscando en el armario hace un recorrido por la historia de la moda, la belleza y las tendencias que se imponían en cada una de las décadas seleccionadas. Veamos:

      Christiane Martel, Miss Universo 1953

Era la segunda versión del concurso de belleza, que había sido fundado por la marca de trajes de baño Catalina. Por esta razón, la ganadora era coronada en la ceremonia final, usando traje de baño, ya que debían lucir los diseños de la marca. Esto cambiaría en los años sesenta, donde usarían vestido de gala.

El estilo de la década era el cabello muy ondulado y corto, a la usanza de las actrices de cine de la época. La mayoría de Miss Universos en los cincuenta eran de cabellos castaños y oscuros. Mientras que en el maquillaje, se marcaban las cejas oscuras y los labios se usaban muy rojos.

 

 

 Marlene Schmidt, Miss Universo 1961

La alemana Marlene Schmidt fue considerada por los expertos de GlobalBeauties.com como la Miss Universo más bella de los años sesenta.

En esta década, las reinas comenzaron a usar trajes de gala en la ceremonia de coronación. Se usaban faldas con mucho volumen, crinolinas y con varias capas de tul. Casi todas usaban guantes largos con el vestido, lo que le otorgaba distinción y toque de realeza al atuendo ceremonial.

Continuaba el desfile en trajes de baño, suministrados por la marca Catalina, con diseños muy similares a los de los cincuenta, de corte bajo en las caderas, enterizo, con escote muy discreto. Todavía existía en la sociedad una mirada recatada a la exposición pública de las mujeres en trajes de baño, en contraste, en los sesenta se ponía muy de moda el bikini, muy sensual y descubierto.

 

 Amparo Muñoz, Miss Universo 1973

Muñoz ha sido la única Miss Universo española en la historia del concurso y fue calificada como la segunda mujer más bella en la década de los setenta.

En la segunda década del concurso, los trajes de coronación empezaron a ser más innovadores. Vestidos muy coloridos, en tonos como verde, amarillo, azules muy fuertes, naranjas; telas con estampados, muy vaporosas, muchos vuelos en el torso, hasta diseños más atrevidos como un top y hot pants, al estilo bailarina árabe, que usara la Miss Universo 1971, Georgina Rizk, de Líbano.

En los primeros años de la década, el cabello en la ceremonia se usaba muy largo, suelto y con ondas, imitando la moda hippie que venía desde finales de los sesenta.  No se usaban accesorios ni moños altos, se preferían por el contrario cabelleras abundantes, con mucho volumen y ondas marcadas, siguiendo una caída natural.

 

 Margaret Gardiner, Miss Universo 1978

La elección de Margaret Gardiner como Miss Universo causó mucha polémica, ya que una mujer blanca de Suráfrica era coronada por una reina negra, en plena época del Apartheid en ese país. A pesar de esto, Gardiner es considerada la Miss Universo más hermosa de la década.

Se imponía el cabello voluminoso, con muchas capas y rizos, como lo usaba la actriz Farrah Fawcett. Aún predominaba la mujer de pelo castaño, aunque empezaban a ganar terreno las rubias.

Los vestidos en esta segunda parte de los setenta eran más sobrios, de colores claros como el melocotón, el rosa pálido, el blanco. Se vieron diseños pegados al cuerpo pero de caídas suaves, telas ligeras y adornos muy discretos.

 

 

 Angela Visser, Miss Universo 1989

Por varios años, esta holandesa fue considerada la Miss Universo más bella de la historia, aunque continua en el primer lugar de las europeas y las reinas de la década.

Los ochenta fueron, sin lugar a dudas, los años de las rubias. La mujer europea o de rasgos europeos fue muy destacada. El cabello se usaba muy largo, con mucho volumen, abundante; peinados con exceso de laca, muy elaborados, con copetes elevados, moños altos, apropiados para llevar la corona. Los rizos marcaban la tendencia, entre más ondulado o crespo se llevara, era más sensual.

De igual forma, se impuso el volumen en los trajes de coronación. Sedas muy satinadas, tules, boleros, lentejuelas, exceso de brillo, todo lo que fuera abundante estaba de moda en los ochenta. Estaban en furor la extravagancia, los adornos sobresalientes, las hombreras muy amplias o con muchos boleros, los escotes bajos, las faldas superpuestas, pero a su vez, también los vestidos ceñidos al cuerpo y con mucho brillo.

 Lara Dutta, Miss Universo 2000

En general, en los años noventa y comienzos de los 2000, empezó a destacarse la mujer de raza negra, mulata o asiática. Dutta fue la segunda reina de la India en ser elegida Miss Universo.

El estilo de los vestidos reflejaba un hastío de los excesos de los ochenta, regresando a lo sobrio, discreto y suave. Aunque se vieron colores intensos como el rojo y el azul fuerte, el tono predominante de la época fue el blanco, en diseños de líneas sencillas, brillos discretos, telas ligeras de mucha caída y pegados al cuerpo.

La mayoría de las reinas en los noventa usaron peinados altos, muy elaborados, con exceso de laca, perfectos para llevar la corona, pero en contraste también se vieron cabellos sueltos, con ondas muy naturales y sedosas.

 

 

Oxana Feodorovna, Miss Universo 2002 (izquierda)

Jennifer Hawkins, Miss Universo 2004 (derecha)

El glamour retorna con fuerza en las pasarelas de Miss Universo en la década del 2000. Los diseños se mantienen pegados al cuerpo, pero con telas más sofisticadas, detalles de brillo, cuentas y lentejuelas, pedrería, encajes. Se ven materiales metalizados, muy innovadores. Sin embargo, el sencillo vestido blanco mantiene su lugar como símbolo de elegancia y distinción.

El cabello también se torna más glamoroso, aunque ya no se lleva recogido. Otra vez se usa suelto, muy sedoso, liso u ondulado. No hay un estilo específico, lo importante es que luzca muy sensual.

 

Dayana Mendoza, Miss Universo 2008 (izquierda)

Jimena Navarrete, Miss Universo 2010 (derecha)

Sin duda, las latinas se impusieron en la última década de Miss Universo. Hasta los demás países buscan rasgos latinos en sus candidatas para sobresalir. Es la belleza que está de moda.

Nuevamente, la mujer de cabello oscuro marca la tendencia. Negro o castaño. Lo importante es que luzca muy sano y sedoso.

Regresan los colores fuertes a los trajes de gala, en estilos clásicos, retro, años cincuenta, el glamour de Hollywood y las estrellas de cine. Vestidos con muchos vuelos y telas ligeras. Tonos como el rojo favorecen mucho a esta mujer latina que está de moda.

Ranking tomado de: GlobalBeauties.com http://www.globalbeauties.com/mbmu/2011/07/most-beautiful-miss-universe-1952-2010-the-top-10/

 

 

 

About The Author